ENVÍO GRATIS EN PEDIDOS SUPERIORES A $50

PACHARÁN ZOCO

PACHARÁN ZOCO


Precio habitual
$14.00
Precio de venta
$14.00
Precio habitual
Agotado
Precio unitario
por 
España - Navarra
25%

Tapa Rosca
El pacharán se elabora de forma tradicional macerando endrinas en anís. La endrina, conocida como araña en Navarra, es el fruto del arbusto Prunus spinosa, que solemos llamar endrina. Pertenece a la familia de las ciruelas pero tiene un tamaño mucho menor, inferior al de las cerezas. De color negro azulado, su sabor es ácido y astringente. Sorprende su falta de dulzor, por lo que nunca se ha consumido como fruta. Se suele servir en pequeños vasos de cristal y según el gusto, muy frío o con hielo. Se puede beber en verano o en invierno, para calentarse o para refrescarse. También se puede combinar con soda, zumo de naranja, cola o hacer ricos cócteles. Incluso se puede utilizar como ingrediente para aromatizar postres.

-

DESCRIPCIÓN

El Pacharán Navarro se elabora macerando las endrinas en anís y. por ello. en la copa de Pacharán Zoco nos encontraremos las características de sus dos ingredientes perfectamente integradas. Servimos la copa de Pacharán Zoco y a la vista se nos presenta con ese color rojo tan ligado a Navarra. Un rojo de intensidad media, con una tonalidad cereza que evolucionará a tonos tejas conforme el pacharán adquiera madurez. Al moverlo en la copa percibimos la densidad aportada por el anís en las gruesas lágrimas que se forman en el vidrio. El aroma de Pacharán Zoco es suavemente afrutado sobre un fondo anisado. Encontramos delicados aromas de ciruelas y cerezas que se expresarán con una mayor intensidad después de un primer sorbo. La entrada en boca es fresca, con la acidez que aportan las endrinas equilibrada por el dulzor del anís. En su paso por boca percibimos la característica astringencia del fruto muy matizada por la densidad del anís, en un contraste de sensaciones que nos transmite un paladar aterciopelado. Y en el trago encontramos la mejor expresión aromática del pacharán: la fruta se aprecia más nítida que en nariz, dominando sobre el fondo anisado. Después del trago la fruta se mantiene en la boca para aportar una larga permanencia, acentuada por la ligera sensación astringente que estimula la salivación.